Historia de la Liposucción

Desde que apareciera en 1974, la liposucción se ha convertido en una de las cirugías más comunes. La liposucción es una solución prácticamente perfecta para aquellas personas que tienen problemas de peso o que, a pesar de estar en su peso ideal, tienen zonas con grasa localizada que no pueden eliminar con otro tipo de procedimientos como por ejemplo la cavitación o la presoterapia.

Historia de la Liposucción

Fue el Dr. Giorgio Fischer (ginecólogo italiano) quien en 1974 inventó el procedimiento de la liposucción. Varios años más atrdes los médicos franceses Illouz y Fournier continuaron desarrollando su trabajo y perfeccionandolo. Ya en el año 1980, el procedimiento comenzó a hacerse popular en Estados Unidos pero a la vez se enfrentaba a las críticas debido a algunos efectos negativos de la intervención. Por aquella época los pacientes experimentaban un sangrado excesivo y quedaban cicatrices. Solo 5 años después, un dermatólogo de California llamado Dr. Jeffrey A. Klein, inventó la técnica de la liposucción tumescente. Esta técnica se convirtió en toda una revolución ya que permitió eliminar la anestesia general y realizar el procedimiento con anestesia local. Gracias a esto, se eliminó el sangrado excesivo y las cicatrices (se utilizan cánulas más finas).

Historia de la liposucción

La liposucción es una de los procedimientos estéticos quirúrgicos más populares en el mundo, pero sigue siendo un procedimiento relativamente nuevo. Los cirujanos han tratado de eliminar la grasa utilizando métodos manuales durante mucho tiempo antes de que apareciera la liposucción.

La historia de la liposucción es un poco vaga, ya que varias personas afirman haberla inventado o haber sido el primero en hacer ciertos tipos de liposucción. El primer uso de la succión para ayudar a eliminar la grasa se atribuye a un cirujano francés llamado Charles Dujarier en la década de 1920.

El 17 de febrero de 1926, el cirujano Charles Dujarier, trató por primera vez a una joven modelo y bailarina parisina llamada Geoffre. La señorita Geoffre deseaba mejorar el aspecto de sus piernas, que según ella eran demasiado gordas en la parte de las rodillas. La operación fue un desastre. La succión de la grasa y la tensión de sutura le provocó gangrena, debido a la falta de suministro sanguíneo tuvieron que amputarle las piernas. Poco después murió debido a que la gangrena provocada.

Se llevó a juicio al cirujano Dujarier que tuvo que pagar 200.000 francos de compensación. Dujarier murió poco después poniendo así fin a la succión y a la eliminación de grasa durante varias décadas.

La liposucción fue inventada de nuevo en 1974 por dos ginecólogos italianos, el Dr. Giorgio Fischer, y su hijo, el Dr. Giorgio Fischer Jr., que descubrieron una manera de eliminar el interior del tejido graso del cuerpo con una potencia eléctrica de rotación que se insertaba a través de pequeñas incisiones. Se trataba de un bisturí rotatorio similar a un instrumento ginecológico utilizado para procedimientos de dilatación y curetaje. Esta herramienta es esencialmente una cuchilla oscilante contenida dentro de un tubo metálico delgado llamado cánula. Las células grasas destruidas (junto con otros tejidos como los fluidos y la sangre) se succionan a través de un tubo de goma por una máquina de vacío. La tecnología de Fischer no era tan ajustada como la que se utiliza hoy en día pero dio a luz a la liposucción moderna.

inicios de la Liposucción

Los primeros intentos de lipoplastia asistida por vacío dieron lugar a una gran cantidad de pérdida de sangre, entumecimiento permanente en las áreas tratadas, la asimetría, y otros resultados impredecibles. Los cirujanos comenzaron a cambiar el procedimiento y crear sus propias técnicas. La liposucción se estaba afinado en los años 1970 y 1980. Por desgracia, cuando un nuevo procedimiento se prueba, el paciente se convierte en el conejillo de indias. Durante este tiempo, los cirujanos lo han intentado con diversos tipos de cuchillas oscilantes encerradas en cánulas metálicas.