Liposucción de Pechos

La liposucción tumescente de pechos, cuando se realiza totalmente por anestesia local (tumescente) puede producir tanto una reducción significativa de pechos como una elevación moderada pero gratificante de la mama. El uso de microcánulas permite la reducción de senos con el mínimo dolor postoperatorio y una recuperación postoperatoria rápida con una vuelta a las actividades normales prácticamente inmediata. Se puede reducir el pecho de la mujer a más del 50 por ciento del tamaño, a la vez que los senos se elevan un grado significativo. Esta elevación del pecho es el resultado de la reducción del peso de las mamas, lo que permite que los pechos adquieran de nuevo sus propiedades elásticas naturales para contraerse y producir la elevación. Los pechos no cambian de forma después de la liposucción tumescente, simplemente se hacen más pequeños y un tanto más elevados. Después de la liposucción, la forma de los pechos no es más que una versión más pequeña de la forma anterior.

Liposucción de Pechos

Liposucción de pecho sin cicatrices

Las cicatrices quirúrgicas no son visibles en la mayoría de los pacientes que se somenten a la reducción de pechos mediante una liposucción tumescente, ya que ésta utiliza microcánulas. La evidencia de que se han realizado microincisiones generalmente desaparece en unos pocos meses. El uso de microcánulas permite realizar incisiones circulares extremadamente pequeñas (de 1 milímetro de diámetro aproximadamente). Estas pequeñas incisiones producen cicatrices que son mucho aún más pequeñas del milímetro y por lo tanto casi invisibles. Por el contrario, cuando la reducción de senos se realiza de manera tradicional, por lo general las cicatrices son mucho más grandes y visibles. A los pacientes cuyo color natural de piel es oscuro les aparecerán algunas pequeñas manchas de pigmentación en los sitios de incisión. Esta hiperpigmentación postinflamatoria por lo general desaparece después de 1 a 2 años.

La liposucción levanta los senos

Tanto la reducción de senos como el levantamiento de los mismos puede realizarse a través de la liposucción tumescente. La liposucción reduce el tamaño del pecho en proporción directa al volumen de grasa eliminada. Al reducir el peso de las mamas, permite que el tejido natural elástico de los pechos se retraiga y produzca una elevación visible del pecho.

Las técnicas más antiguas para la reducción de pecho

La técnica más antigua para la reducción de senos se conoce como escisión quirúrgica. La escisión quirúrgica implica el corte del pecho con un bisturí para extirpar o eliminar grandes cantidades de tejido. Los problemas asociados con la reducción de mamas quirúrgica incluye el riesgo de queloides o cicatrices excesivamente grandes, pechos desiguales en tamaño, apariencia anormal de la piel cerca del pezón y falta de sensibilidad del pezón. Otros riesgos incluyen el sangrado, los coágulos de sangre o hematomas en el pecho, seromas (acumulación de líquido en los senos), necrosis grasa con formación de quistes en los senos y la cicatrización de los tejidos del seno profundo que puede producir anormalidades en la mama. Además de requerir anestesia general, la reducción de pechos por escisión también está asociada con un dolor significativo y una prolongada recuperación.

Ventajas de la reducción de pecho mediante liposucción

Las ventajas de la reducción de pechos mediante liposucción tumescente incluyen:

  • Rápida recuperación
  • No deja cicatrices.
  • Reducción de entre el 20 y el 50% del volumen.
  • Pocos riesgos y complicaciones postoperatorias

Los pechos excesivamente grandes causan dolor y sufrimiento a muchas mujeres. Algunas pueden llegar a verlo como una discapacidad física y está comúnmente asociado a problemas psicológicos. Actividad atlética está significativamente limitada. Se producen cambios crónicos en la postura del cuerpo debido al esfuerzo por compensar el peso de los senos excesivamente grandes. Esta puede causar dolor crónico en la espalda, el cuello y los hombros. La presión crónica de los tirantes del sujetador puede hacer marcas permanentes de los hombros. Los pechos grandes pueden predisponer a las mujeres a las infecciones por hongos en las zonas donde la piel se pega, como por ejemplo entre los senos y debajo de los senos.

¿Quién es una buena candidata?

Algunas mujeres pueden obtener mejores resultados que otras mujeres después de la reducción de pecho mediante la técnica de liposucción tumescente. La reducción de senos se realiza totalmente por anestesia local y solo es apropiado para algunas mujeres. Sin embargo, en la paciente adecuado, los resultados de la liposucción tumescente pueden ser extremadamente gratificantes. Las mejores candidatas para la reducción de pechos son aquellas que tienen las mamas con una gran proporción de grasa. Por ejemplo, las mujeres que han pasado por la menopausia suelen tener senos con una mayor proporción de grasa que las adolescentes. Tener expectativas realistas acerca del proceso también es un requisito indispensable para ser una buena candidata a la reducción de pechos.

Pechos con alta proporción de grasa

Después de la menopausia, la mayor parte del tejido glandular de los senos es reemplazado por tejido graso, por lo tanto, las mujeres maduras con pechos grandes son generalmentede las mejores candidaeas para la liposucción tumescente de senos. Las mujeres jóvenes que siguen teniendo períodos menstruales y tienen un poco sobrepeso también pueden tener senos con una cantidad significativa de grasa, por lo que también serían buenos candidatas para la liposucción de pechos. La proporción de grasa en el pecho femenino se puede determinar mediante una mamografía.

Expectativas realistas

Liposucción de mamas

La reducción de pecho mediante liposucción tendrá como resultado la adquisición de una versión más pequeña de los senos de la mujer. Lo que se espera de esta intervención es que los senos a sean significativamente menores, se eleven y no tengan cicatrices. Sin embargo, en lo que respecta a la forma de los pechos, en general será muy similar a su forma anterior a la liposucción. Es importante que estes segura de cuales van a ser las consecuencias de la reducción de pechos, que sepas que solo afecta a tamaño y elevación pero no a la forma.

¿Quién no es una buena candidata?

No todas las mujeres son un buen candidato para la liposucción de reducción de mamas. Algunas mujeres tienen pechos que requieren una cirugía de reducción de pechos tradicional, es decir, aquella que realiza grandes escisiones y por tanto deja cicatrices. Las mujeres que no son las candidatas ideales para la reducción de senos mediante liposucción son aquellas cuyos senos contienen más tejido glandular que tejido graso.

Senos excesivamente colgados

Senos que cuelgan de manera excesiva por lo general contienen sólo una pequeña proporción de grasa. Si los pechos tienden a combarse o inclinarse de manera significativa y contienen solamente una pequeña cantidad de grasa, la liposucción no proporcionará una mejora estética satisfactoria. Estos senos vacíos de grasa no se puede mejorar mediante la liposucción.

Mujeres Jóvenes Delgadas

Las mujeres jóvenes delgadas tienen senos que contienen tejido glandular mamario en su mayoría con poca grasa. Estas jóvenes a menudo no son buenas candidatas para la reducción de mamas mediante liposucción. Por ejemplo, una mujer relativamente delgada con senos grandes, a menudo tiene senos que contienen una alta proporción de tejido mamario glandular y casi no tienen grasa. En estos casos, hay poca grasa en los senos y la liposucción no producirá una reducción significativa.

Senos excesivamente grandes

La liposucción puede conseguir hasta una reducción de 55 por ciento en el tamaño del pecho. Las mujeres que necesitan una reducción de más de este 55 por ciento es posible que se sientan mejor si se realizan la reducción mamaria a través de la cirugía de reducción de pechos tradicional y no con la liposucción.

Existencia de un bulto en el pecho

Cualquier masa importante en el pecho debe ser evaluada con una mamografía y posiblemente una biopsia de pechos antes de proceder a la reducción. La cirugía cosmética de pechos no es apropiada hasta que el cirujano ha establecido que no existe probabilidad de cáncer de pechos. La cirugía de pechos en cualquier paciente con antecedentes familiares importantes de cáncer de pechos requiere una consideración muy cuidadosa y detallada de consentimiento informado.

Producción de leche después de la reducción de pechos

Si una mujer queda embarazada después de la liposucción tumescente de las pechos, hay una posibilidad razonable de que ella sea capaz de amamantar. Con el uso de microcánulas, la liposucción tumescente produce muy poco daño a las glándulas y conductos que producen leche. En contraste con las técnicas de reducción de pechos que usan escalpelos para el recorte de grandes porciones de tejido, las glándulas y conductos se dañan generalmente y se bloquean por tejido cicatricial excesivo que impide la producción de leche y la lactancia.

Las mamografías preoperatorias

Las mamografías preoperatorias deben ser consideradas con el fin de descartar procesos malignos existentes. Del mismo modo, después de la reducción de pechos, las mamografías se debe hacer en los siguientes 3 a 6 meses con el fin de establecer nuevas líneas de base. Con la reducción de pechos tradicional mediante escisión quirúrgica, no es raro encontrar nódulos pinflamatorios ostoperatorias y pseudoquistes llenos de líquido. Estas condiciones pueden hacer que sea difícil de interpretar mamografías futuras si no tenemos una buena base para la comparación. Los nódulos inflamatorios y pseudoquistes son raros después de la liposucción tumescente de los senos femeninos.

Después de la Menopausia

Después de la menopausia, la reducción mamaria mediante liposucción se vuelve relativamente fácil. Antes de la menopausia, los pechos de una mujer contienen una mayor proporción de tejido fibroso glandular mamario. El tejido mamario glandular no se elimina fácilmente con la liposucción. Sin embargo, después de la menopausia, los senos contienen una cantidad significativamente mayor de grasa que se elimina fácilmente por liposucción. Por lo tanto, la liposucción es más fácil en las mujeres que ya han pasado por la menopausia. Las mujeres jóvenes a menudo se benefician significativamente de la liposucción de pechos pero por lo general requiere un esfuerzo mucho mayor.

¿Por qué no deja cicatrices?

Para la reducción de pechos mediante liposucción tumescente utiliza uno pequeños túbos llamados microcánulas que apenas llegan al milímetro de diámetro. A través de estos tubos se succiona la grasa. Las inciciones que son necesarias hacer para introducir estas microcánulas son tan pequeñas que las cicatrices que dejan son ínfimas y por lo general, suelen desaparecer en poco tiempo. Ya desde que se termina la operación se comprueba que las inciciones son difíciles de ver a simple vista. En el caso de la liposucción con anestesia general, las canulas son mayores por lo que las cicatrices también lo son. Si hablamos de cirugía de reducción de pechos, entonces las cicatrices son totalmente visibles.

Etapas de la Liposucción tumescente de pechos

La liposucción tumescente es aquella que se realiza mediante anestesia local. A continuación se detallan los pasos que hay que seguir para realizar la intervención.

  • Medir el volumen de cada seno.
  • Dibujar líneas en los senos que ayudarán al cirujano durante la cirugía.
  • Inyección del anestétisico local (sin dolor)
  • Creación de las incisiones.
  • Liposucción de la grasa.
  • Colocación de almohadillas absorventes para la solución anestésica.

Lactancia materna después de la reducción de pechos

La lactancia materna después de la reducción de pechos es una posibilidad más probable cuando la liposucción se realiza utilizando microcánulas que cuando se realiza mediante extirpación quirúrgica. Esto es debido a que con la liposucción tumescente existe un mínimo trauma al tejido mamario glandular.

Mamografías antes y después de la cirugía de pechos

Las mamografías detectan el cáncer de pechos mediante la revelación de pequeñas manchas blancas (calcificaciones) en el tejido mamario. Cualquier cirugía de la pechos puede dar lugar a calcificaciones postoperatorias que pueden dificultar la detección del cáncer de pechos mediante la mamografía. Es importante comparar las mamografías realizadas antes de la intervención y 6 meses después de la reducción de senos para detectar calcificaciones nuevas causadas ​​por la cirugía de pechos. Las calcificaciones causadas por la cirugía suelen ser distintas a las que son debidas al cáncer. Sin embargo, cualquier calcificación mamaria no documentada poco después de la cirugía podría confundirse con signos de cáncer. Las calcificaciones son poco frecuentes después de la reducción mamaria mediante liposucción tumescente. Por el contrario, las calcificaciones después de la reducción mamaria mediante escisión quirúrgica tradicional son frecuentes.

Prendas de compresión

La compresión óptima de los pechos después de cualquier tipo de cirugía de reducción mamaria reducirá al mínimo la ocurrencia de bultos temporales postoperatorio, acelera el proceso de curación y disminuye el dolor postoperatorio, la inflamación y los moratones. Sin drenaje abierto (pequeñas incisiones que no se cierran con puntos de sutura) y sin la compresión adecuada de pechos en el período inmediatamente posterior a la liposucción, hay un mayor riesgo de sangrado, moretones o hematomas.

Las prendas de compresión especiales ajustables a los pechos han sido diseñados para permitir la compresión fácilmente ajustable. Si la compresión es demasiado pequeña, existe el riesgo de hemorragia subcutánea. Si la compresión es demasiado fuerte, el paciente puede experimentar dolor o dificultad para respirar. La solución para esta situación es el uso de una prenda de compresión ajustable de modo que el paciente pueda ajustar fácilmente la compresión hasta el nivel de comodidad máximo en cualquier momento.

Complicaciones en la liposucción de pechos

Cualquier tipo de cirugía puede tener complicaciones quirúrgicas. La reducción de pechos por escisión tradicional se asocia con más complicaciones que la reducción mamaria mediante liposucción. Una complicación puede ocurrir cuando la liposucción tumescente de pechos es excesiva. Entonces, aparecerán hematomas debido a la utilización prendas de compresión elásticas mal diseñadas y una compresión inadecuada en el post-operatorio. Estos hematomas normalmente se resuelven sin ningún problema permanente.

Las complicaciones de la cirugía tradicional de reducción incluyen la falta de sensibilidad en el pezón y la areola (la piel pigmentada que rodea el pezón). La reducción mamaria mediante extirpación quirúrgica suele producir cicatrices que son dolorosas y desfigurantes. La necrosis y la pérdida de un pezón a causa de una lesión quirúrgica es una complicación poco frecuente de escisiones quirúrgicas tradicionales para la reducción mamaria pero que puede ocurrir.