Riesgos de la Anestesia Local

A pesar de que se considera de que los riesgos de la anestesia general son mayores debido a la inconsciencia del paciente, también hay que tener en cuenta algunos de los riesgos que supone la anestesia local.

La lidocaína es lo más seguro

De todos los medicamentos anestésicos disponiles, la lidocaína es el más seguro para la intervención de liposucción tumescente. Hasta ahora nunca ha habido un caso de toxicidad por lidocaína cuando se usan a las dosis recomendadas y las concentraciones adecuadas para la liposucción tumescente.

Riesgos Anestesia Local

Los tres riesgos de la anestesia local

Los tres riesgos de la anestesia local para la liposucción tumescente son:

  • La toxicidad de una concentración excesivamente alta de anestesia en la sangre.
  • El daño provocado por una aguja usada para inyectar el anestésico local.
  • El malestar durante la liposucción, debido a la anestesia local inadecuada.

Toxicidad de la lidocaína

La toxicidad de la lidocaína es debida a concentraciones excesivamente elevadas de lidocaína en sangre. Esto a su vez se debe a una combinación de las siguientes tres situaciones:

  • Una dosis excesiva de anestésico local.
  • No hay una absorción demasiado rápida en el torrente sanguíneo de la dosis de lidocaína tumescente.
  • Un imprevisto en la interacción de la lidocaína y otro fármaco tomado por el paciente. Esto retarda la velocidad a la que la lidocaína se metaboliza y se elimina del sistema del paciente.

La prevención de toxicidad de la lidocaína

El médico que inventó la liposucción tumescente escribió un libro titulado La técnica tumescente: la anestesia tumescente y la liposucción. Este libro contiene información detallada acerca de cómo minimizar los riesgos de la anestesia local tumescente. Los cirujanos que han leído este libro son menos propensos a cometer errores que conducen a la toxicidad de la lidocaína durante la liposucción tumescente.

Prevenir las lesiones por agujas

La prevención de lesiones provocadas con la aguja durante la inyección de anestesia local tumescente no es difícil. Este tipo de lesiones es extremadamente rara. Es importante que solo un médico o una enfermera haga la infiltración de la solución de anestesia local tumescente en la grasa del paciente. La técnica para realizar la infiltración tumescente sin dolor en un paciente consciente requiere de habilidades especiales y de un equipo especial.

Evitar la anestesia local inadecuada

Evitar la anestesia local insuficiente no es difícil, pero es necesaria una concentración adecuada de la lidocaína en la solución tumescente. Con el fin de asegurar la anestesia local completa, es importante que se utilice la concentración correcta de lidocaína en cada zona del cuerpo. Por ejemplo, lograr la anestesia local del abdomen por lo general requiere una mayor concentración de lidocaína que la que se necesita en caderas o la cintura. Además, la técnica de infiltración debe hacerse con cuidado, metódicamente y con paciencia. El intento de infiltrar la solución lo más rápido posible, por lo general se traducirá en una anestesia local incompleta que provocaría la necesidad de suplementación con narcóticos intravenosos sistémicos y sedantes.

Los efectos secundarios comunes

Los efectos secundarios comunes de la lidocaína (no se consideran signos de toxicidad) incluyen somnolencia leve y ocasionalmente, náuseas y vómitos. La mayoría de los pacientes experimentan algo de sueño durante y después de la liposucción tumescente, incluso si no se tomaron sedantes. Las náuseas y los vómitos asociados con la anestesia local tumescente no son habituales pero pueden ocurrir. Existen otros medicamentos que pueden incrementar las náuseas y los vómitos después de la liposucción tumescente como los antibióticos, el paracetamol (Tylenol), los sedantes relacionados con el Valium, y todos los narcóticos como la codeína y Demerol.

Síntomas leves de toxicidad

Los síntomas leves de toxicidad debidos a la lidocaína y que pueden estar asociados con la liposucción tumescente incluyen una leve confusión, mareos, deterioro temporal de la memoria, ataxia (coordinación disminuida), marcha inestable, visión borrosa o visión doble. Otras causas de estos síntomas no relacionados con la toxicidad de la lidocaína son la ansiedad y la hiperventilación. Se pueden experimentar efectos similares como resultado de otros fármacos que los pacientes pueden tomar sin el conocimiento del cirujano.

Los signos peligrosos de toxicidad de la lidocaína

peligros de la Anestesia Local

Los signos peligrosos que revelan toxicidad en la lidocaína incluyen el zumbido en los oídos (tinnitus), convulsiones musculares generalizadas y la pérdida del conocimiento. Las convulsiones y la pérdida de conciencia deben considerarse una emergencia médica. Las formas más graves en las que se presenta toxicidad del anestésico local son la presión arterial muy baja y el ritmo cardíaco lento e irregular. Los únicos ejemplos de este tipo de toxicidad asociados con la liposucción han ocurrido al producirse un error en la preparación de la solución anestésica, como resultado de no seguir las directrices de seguridad liposucción tumescente.

El desconocimiento de las interacciones entre medicamentos

Tanto el cirujano como el paciente deben ser conscientes de que ciertos medicamentos interaccionan con los anestésicos locales y por lo tanto aumentan el riesgo de toxicidad. El paciente debe estar seguro de informar al cirujano de todos los medicamentos que toma de forma regular o intermitente. Es especialmente importante que el cirujano esté informado sobre todos los nuevos medicamentos que el paciente comience a tomar después del examen preoperatorio y antes de la cirugía.

De interacciones farmacológicas que causan toxicidad de la lidocaína

Hay un número de fármacos que pueden interactuar con lidocaína de tal manera que el riesgo de toxicidad se incrementa. En la mayoría de los casos, estos medicamentos interfieren con la capacidad del hígado para metabolizar y eliminar la lidocaína del cuerpo. Es importante que los pacientes que tienen programada una liposucción tumescente informen al cirujano de todos los medicamentos que toma regularmente o de forma intermitente.