Seguridad en liposucción

La seguridad en la intervención de liposucción y lipoescultura es importantísima. Existen dos temas fundamentales, los cuales se debe prestar atención: la cirugía con anestesia general y la liposucción excesiva.

Como ya hemos visto anteriormente en nuestro artículo sobre qué es la liposucción, existen dos tipos de procedimientos para la extracción del exceso de grasa y cada uno de ellos supone un nivel de seguridad distinto. La diferencia básica entre la liposucción y la liposución tumescente es la cantidad de grasa que se considera segura extraer en cada una de ellas.

Seguridad en liposucción

La cantidad de grasa la cual es segura extraer no depende solo del volumen de grasa extraída sino también de las zonas a tratar en un mismo procedimiento. En la liposucción (funciona con anestesia general) se extrae más cantidad de grasa y de más zonas. La liposucción tumescente realiza extracciones de menor volumen y menos zonas. Hay personas que consideran una gran ventajas el aprovechar la utilización de anestesia general en la liposucción para realizarse otras operaciones no relacionadas pero esto es un error y no debe hacerse. Tampoco es aconsejable aprovechar la entrada en quirófano y realizarse la liposucción tumescente en demasiadas zonas. Cada procedimiento debe seguir los estándares de seguridad y no debe realizarse más intervenciones de las aconsejadas.

El peligro de la anestesia general

En realidad solemos tener miedo a la utilización de la anestesia general pero con la selección adecuada de la cantidad de anestesia necesaria por el profesional no debe haber ningún peligro. Siempre existe una posibilidad de complicación pero esto ocurre en escasos procedimientos. El peligro real de la anestesia es su posibilidad de utilizarla para:

  • Extraer demasiada cantidad de grasa.
  • Extraer grasa más zonas de las recomendadas.
  • Realizar otras cirugías simultáneamente.

Siempre deben cumplirse los límites que afectan a la seguridad sobre la cantidad de anestesia local a administrar en un solo día. Las limitaciones también afectan a la cantidad de grasa que puede extraerse así como al número de procedimientos. No se han creado unos límites claros en relación a la cantidad de anestesia general que puede administrarse pero el anestesista es capaz de calcularla para cada persona. La utilización de anestesia general permite una mayor extracción de grasa con más facilidad. Evita riesgos innecesarios como pedir al médico que te permita realizar varias operaciones, lo más probable es que te diga que no y en el caso de que accediera, podría afectar a tu seguridad.

Fármacos utilizados en la anestesia general

Para aquellas personas que aún no sepan distinguir entre la anestesia general y la local, vamos a explicarlo brevemente.

La anestesia general produce además de la insensibilidad al dolor, inconsciencia. También se la llama anestesia sistémica y puesto que produce inconsciencia, puede tener algunos riesgos como por ejemplo, problemas en la respiración o en la capacidad de comunicación verbal. La anestesia general puede administrarse de varias maneras: intravenosas (como el propofol (Diprivan), midazolam (Versed), ketamina (Ketalar), por inhalación (como el halotano o el isoflurano) o con narcóticos (como la meperidina o el fentanilo).

La anestesia local no produce inconsciencia, solo insensibilidad al dolor en la zona en la que ha sido aplicada.

¿Qué tipo de anestesia es más segura?

Por lo general cada procedimiento requiere de un tipo de anestesia concreta pero cuando una intervención puede realizarse con cualquiera de estas dos anestesias, entonces la selección de la misma depende de la seguridad del pciente. Es el caso de los dentistas, por ejemplo. Al realizar las intervenciones pueden utilizar tanto anestesia general como local, no obstante, suelen escoger siempre la anestesia local debido a que es mucho más segura para este tipo de procedimientos. Se considera que en general, la anestesia local es la más segura ya que no se llega a perder la consciencia. La anestesia general suele necesitar de un anestesista especialista y es peligrosa cuando intenta utilizarse para realizar varias intervenciones el mismo día, especialmente si son procedimientos no relacionados.

Importancia de la seguridad

Cuando se considera practicar una liposucción de gran volumen hay que valorar la seguridad frente a la economía. Es posible que, dependiendo de la cantidad de grasa, sea más seguro dividir el procedimiento en dos intervenciones aunque esto encarezca los costes. Es normal que te preocupen los gastos ya que en el caso de las intervenciones con anestesia general, suelen subir mucho pero no debes dejar que este hecho te haga olvidar la seguridad. Piensa que siempre es posible retrasar una segunda intervención y no es necesario realizarlas en un corto periodo de tiempo. Es posible que si dejas pasar un tiempo, esto te ayude a ahorrar para la segunda operación de liposucción.

Muchos cirujanos están de acuerdo en que es más seguro limitar la cantidad de liposucción realizada en un corto periodo de tiempo. Sigue siempre los consejos de tu médico y no te dejes guiar por los posibles problemas financieros.

standards en liposucción

Capacitación para la anestesia tumescente

Una de los beneficios de la liposucción tumescente, es que se puede realizar con anestesia local. Esto significa que no es necesaria la intervención de un anestesista especializado sino el propio cirujano puede administrar la anestesia. No es necesaria una formación específica para la anestesia local.

Tipos de liposucción excesiva

¿Cómo es posible que la liposucción sea excesiva? Bien, existen varias maneras de considerar una liposucción excesiva. La primera de ellas es la extracción de grasa excesiva ya sea en la misma zona o en general y el tratamiento de excesivas áreas en un solo día.

Muchos cirujanos consideran seguro extraer hasta 8 litros de grasa con anestesia general, sin embargo, otros no recomiendan extraer más de 4 en un solo día. Estos números pueden depender de cada paciente ya que, en el caso de una paciente relativamente delgada, el cantidad de grasa a extraer será menor a la de una persona obesa. Si la paciente es muy delgada pero tiene grasa localizada en ciertas zonas puede ser peligroso incluso extraer 2 litros. El médico cirijano es el que debe decidir la cantidad de grasa a extraer. Si el paciente quiere extraer más grasa de la recomendada en una operación se recomienda dividir el procedimiento en dos veces y separar cada una de las operaciones por al menos 3 ó 4 semanas.

El peligro del exceso de liposucción

Es prácticamente imposible conocer qué cantidad exacta de grasa es peligrosa extraer. No se puede definir un número como 5 litros o 4 zonas porque depende del estado de cada paciente y del tipo de liposucción la cual va someterse. No hay una linea divisoria que nos indique a partir de qué cantidad de grasa no se debe de extraer más. La experiencia del cirujano será la que le diga hasta qué punto es seguro extraer grasa en cada caso. La seguridad de la operación requiere grandes dosis de sentido común.

El peligro del trauma quirúrgico excesivo

Cuando nos sometemos a una operación estamos sometiendo el cuerpo a un trauma quirúrgico. Hay un máximo de trauma quirúrgico al que podemos someter al cuerpo antes de aumentar exponencialmente las posibilidades de complicaciones. Aprovechar la cirugía y la anestesia para someterse a otras operaciones (aunque no estén relacionadas), como por ejemplo el aumento de senos o el estiramiento facial, es aumentar el trauma quirúrgico y por tanto, es una práctica peligrosa. Es mejor organizar las intervenciones para días distintos.